¿Cómo superar una ruptura? Repara tu corazón roto

Superar una ruptura sentimental puede llegar a ser un proceso complicado, pero se puede complicar más el día de San Valentín.

Ese día todos los establecimientos están decorados, se pregona el amor y los medios de comunicación se hacen eco de ello. Es inevitable ser conscientes de que es “el día del amor” y si tienes el corazón roto, puede ser un día muy duro.

Es por este motivo que me gustaría daros algunos consejos para superar las rupturas amorosas y cómo enfocar el día de San Valentín con mejor estado de ánimo.

Hay que tener en cuenta que una ruptura sentimental es un proceso de duelo. No solamente se pasa por el duelo cuando alguien fallece, sino que perder un ser importante en la vida también es una situación de duelo y conlleva sus fases que seguramente conocerás. Si no es así, pincha en el siguiente enlace donde os explico las fases de duelo:

http://www.mundopsicologos.com/articulos/que-es-el-duelo-que-puedo-hacer-para-superarlo

  1. Permítete la emoción: Muchas veces cuando rompemos una relación intentamos decirnos a nosotros mismos esa fatídica frase de: “tengo que ser fuerte”. Pues no, lo que más ayuda en un primer momento es permitirse y dejar que las emociones fluyan. Si tienes que llorar, llora, si tienes que enfadarte, hazlo, si tienes que gritar, grita. Para poder llenar un vaso tiene que estar vacío ¿no? Pues lo mismo ocurre con la emoción. Para cambiarla, primero hay que vaciarla.
  2. Desahógate: Escribe un diario en el que cada día expliques lo que sientes, lo que echas de menos, etc. Puedes hacer ese diario dirigido a él pero sin llegar a entregárselo Te ayudará a expresar cosas que no te has atrevido a decirle personalmente y podrás hacerlo sin el miedo a lo que pensará ya que no lo leerá nunca.  Paralelamente habla con amigos y/o familiares sobre lo sucedido. Ellos te darán su visión del problema y además podrás decir lo que piensas.
  3. Analiza la relación con el máximo de objetividad: Sé que no podemos ser del todo objetivos pero intenta valorar tus aciertos y tus errores. ¿En qué te has equivocado?, ¿qué ha ocurrido con la otra persona? Si piensas que todo es culpa tuya, quizás no lo estás analizando de la manera más objetiva. Las relaciones son entre dos, y por tanto, siempre se tiene parte de responsabilidad pero no toda. No te culpes en exceso. Seguro que no era la persona perfecta; recordar sus defectos quizás te vaya bien para ser un poco más objetivo/a.
  4. Ocupa tu tiempo libre: Está bien permitirse la emoción pero no dejes que te hunda y ocupe todo tu tiempo. Destina tu tiempo libre a hacer cosas que te gustan o que te gustaban antes de estar con esa persona. Si has perdido aficiones piensa en otras que te puedan interesar. No te dejes llevar por la apatía y sal de casa.
  5. Recupera y amplía tu círculo social: Cuando se tiene una relación amorosa muchas veces se pierden amistades. La dependencia emocional hace que uno se focalice sólo en la pareja y cuando ésta se marcha, uno se siente vacío y solo. Intenta recuperar a tus amigos, pide perdón y cambia tu actitud con ellos. Si los has perdido definitivamente, intenta crearte círculos nuevos. Apúntate a algún curso que te permita conocer gente nueva y aprende de tus errores (la próxima vez que empieces una relación sentimental no te olvides de tus amigos).
  6. Cuídate: Parece obvio pero muchas veces las rupturas llevan a olvidarse de uno mismo. Piensa en ti, cuida tus hábitos de sueño, alimentación y tu imagen. Mímate y haz cosas que te gusten mucho. Date caprichos. Este punto también implica no “rebajarte”. No es bueno para ti hacer cosas de las que no te sientes satisfecho/a como: llamar a tu ex, intentar volver con él/ella sea como sea, seguir acostándote con él o ella para no acabar de desprenderte o sustituirle por otro para no sentir la pena. Deja pasar el tiempo de duelo y superar las fases antes de empezar una nueva relación. Eso de “un clavo saca otro clavo” es una falsa realidad que suele salir mal.

El día de San Valentín seguro que te acordarás de él/ella y lo echarás de menos. Lo primero de todo es normalizarlo, pero una vez hecho esto, el siguiente punto es no darle tanta importancia a un día. No deja de ser un día como otro cualquiera. Luego, para salir de la tristeza, date un homenaje. Haz de ese día TU DÍA. Queda con amigos y/o familiares y si no puedes, haz algo que te encante. Organiza algo que te haga especial ilusión y llévalo a cabo.

Piensa que las rupturas son como heridas abiertas. Necesitan su tiempo para cicatrizar, pero para que se pueda llevar a cabo la cicatrización hay que cuidar esa herida. De lo contrario se infectará. Así que ya sabes, échale alcohol a esa herida, cúrala y deja que cicatrice.

Encarni Muñoz Silva

Psicóloga sanitaria, 16918

Comparte mis publicaciones :Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies